Inicio > Historias > Los tres estigmas de Palmer Eldritch

Los tres estigmas de Palmer Eldritch

Palmer es supuestamente la figura que aparece en la anterior historia. Nadie acertó, pero dudo que alguien lo imagina como lo imaginó el autor. A fin de cuentas, un hombre con un brazo robótico, una mandíbula de hierro y ranuras en lugar de ojos puede parecer cualquier cosa.

- Supongamos que quiera construir mi propio universo -dijo Leo-. Quizás en mí también hay algo de malvado, algún aspecto de mi personalidad que desconozco. Esto podría hacerme producir una cosa todavía más fea que la que tú has creado. -Al menos con el kit de accesorios Perky Pat uno se limitaba a lo que se había procurado de antemano, como el mismo Eldritch había señalado. Lo cual daba... una cierta seguridad.

- Cualquier cosa, no importa qué, podría ser eliminada -dijo la niña con indiferencia-. Si descubres que no te gusta. Y si te gusta... -se encogió de hombros-, pues, te la quedas. ¿Por qué no? ¿A quién puedes hacerle daño?

Los Tres Estigmas de Palmer Eldritch, Philip K. Dick.


La novela de Dick comienza como una película costumbrista. Su argumento central gira en torno a las paranoias típicas del autor: qué es la realidad, qué es el mal, qué es ser humano. Se construye a través de la historia de un litigio entre dos compañías que compiten entre sí proveyendo a los colonos que habitan las lunas y planetas del sistema solar de diversión y entretenimiento. La compañía que vende la muñeca Perky Pat y su kit de accesorios es una tapadera... de una droga de traslación que te convierte -literalmente- en Perky Pat y su novio Walt. ¿Es esta la realidad? Una religión marciana así lo asume.

El comienzo de la novela es genial. Es de esas historias que disfrutas aún sabiéndolas de antemano, y quizás más si la sabes de antemano: la esposa de uno de los protagonistas es diseñadora de cerámicas, y quiere vender sus diseños para el kit de accesorios de Perky Pat. Casualmente, el encargado de elegir si las cerámicas formarán parte -o no- de este kit es su ex-marido, y la persona encargada de negociar con él es su actual marido. Sí, los machos alfa se encuentran el uno con el otro, pero no se conocen. Hipotéticamente no habría riesgo. Pero Barney Mayerson, el empleado de Perky Pat, es casualmente también un precognitivo -un valor seguro a la hora de hacer compras en un mundo competitivo-. Pero resulta que la nueva empleada de Perky Pat, también precognitiva, aspira a ser la nueva encargada de sección y se acuesta con Barney.... ¿sigo? ¡Es un auténtico embrollo de película!

¿Y Palmer Eldritch? Su nave cayó hace poco en Plutón, volviendo de Próxima Centauri. Se dice que trae consigo un nuevo liquen, pero... ¿es la persona que se fue hará tantos años?

Frase para recordar: Dios promete la vida eterna. Nosotros la proporcionamos.

2003-12-20 | Ctugha | 7 Comentarios | Enlázame | Imprímeme

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jkaranka.blogalia.com//trackbacks/14028

Comentarios

1
De: Lukar Fecha: 2003-12-20 05:17

Joni, voy a ser una mala persona...

Pasale ese libro a Miguel, para dejarmelo, please, que has conseguido mi atencion y quiero leer al excelso Dick :P



2
De: Dr_Faustus Fecha: 2003-12-20 05:28

Ese Palmer no es el auténtico palmer: ¿Dónde está el estigma ocular? Con ilustraciones así, la figura es irreconocible.



3
De: Brunhilda Fecha: 2003-12-20 05:44

¿Dónde se puede conseguir ese libro? *cof, cof*



4
De: Ctugha Fecha: 2003-12-20 08:47

Es una reedición reciente de Minotauro: enero 2003.



5
De: Anónimo Fecha: 2003-12-30 18:49

"Quizás en mí también hay algo de malvado, algún aspecto de mi personalidad que desconozco. Esto podría hacerme producir una cosa todavía más fea que la que tú has creado"
Este tema, recurrente en Dick, está llevado a sus máximas consecuencias en "Ojo en el Cielo". Léela si puedes, y si no te importa la prosa (bastante engorrosa) del joven Dick.



6
De: webensis Fecha: 2003-12-30 19:17

Ojo en el Cielo es una genialidad.



7
De: Oscar Fecha: 2008-06-09 09:56

Lo leí en tan sólo dos días y sólo puedo achacarle un defecto: como en otros libros de Dick el final no es el punto fuerte de la obra.
Tras una historia muy creíble, incluso 40 años después de su creación, el ritmo se viene abajo creando un debate teológico acerca de Palmer Eldritch y Dios que, a mi parecer, está de más, confunde al lector y desluce un final con el que tener un buen recuerdo del libro.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.234.8 (0ce32b47e0)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?






Todas las Historias


Translate me!


Archivos

<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Documentos

  • Chorradas de internet
  • Planeta Encantado
  • Python: pruebas, cosas y demás.
  • Relatos
  • Material del juego de rol de los teletubbies.



  • Blogalia

    Blogalia








    Busca en El Asiento




    Bitácoras

    Desbarradas de Akin
    Blog de Beor
    La Biblioteca de Babel
    El Rincón de Canopus
    Ciencia 15
    Copensar
    La Cosa Húmeda
    Hazte Escuchar
    hipocondría demagógica
    JCantero
    Magonia
    diario del osito
    Por la Boca Muere el Pez
    El Paleofreak
    Segfault
    Tirando Líneas
    El Triunfo de Clío
    Una cuestión personal



    Cybergurús

    Epaminondas
    fernand0
    JJMerelo
    Joma
    Jordi
    mini-d
    mur0



    Laboratorios Virtuales

    Laboratorio Virtual de Psicología
    PsychExperiments



    Webs

    Homo Webensis
    Magufomedia
    ARP-SAPC

    Comportamental br> Neurociencias para niños
    Psicoteca







    Listed on BlogShares

    Creative Commons License



    This work is licensed under a Creative Commons License. 2003 Ctugha