Inicio > Historias > Sword of the Samurai

Sword of the Samurai

Viendo que está más o menos de moda el cine oriental con el estreno de esa mezcla entre Yojimbo y Bailando con Lobos que es El Último Samurai, he decidido recomendaros el mejor, más grandioso, más variado, más original y más fiel juego de samurais de la historia: Sword of the Samurai.



El juego se basa en la época feudal de Japon, a pesar de ser un clasicazo de Microprose del año 1989 (¡feliz cata!) que ocupa un disqué de baja densidad (sí, de cuando existían discos de alta y baja densidad). Tu finalidad es unificar Japón bajo el Shogunato de tu clan. Al principio del juego tienes que elegir de qué provincia partes, con lo cual, de paso, eliges clan. Cada clan se distingue por poseer distintos valores de riqueza, honor, duelo a katana y estrategia de tropas. Y tu personaje posee una especialidad a elegir entre esas habilidades. ¿Comienzas controlando una provincia? ¡No! ¿Y si te mueres te mueres? ¡No! El juego es tremendamente complejo y variado. Que no complicado... sino todo lo contrario... muy sencillo, pero elaborado y complejo (que no simple). Vayamos por partes:

- Al principio del juego comienzas como samurai en una provincia, y tienes un superior. Este superior sirve al Daimyo, que es el líder de la provincia. El juego trata de ir superando a tus rivales para ser el Daimyo y llevar a tu clan a la conquista de Japón.

- Cuando compites con tus rivales, el personaje que más honor ostenta pasa a controlar el terreno. Pero para esto, el actual lider tiene que haber muerto previamente. Se gana honor de varias maneras: por la fama adquirida ganando duelos con espadachines, salvando la vida del Daimyio, rescatando rehenes, librando batallas fuera de las fronteras de la provincia (para satisfacer a los superiores), eliminando escoria y ladrones varios que atemoricen a los aldeanos, casándote con bellas jóvenes y virtuosas...

- ¿Es el honor todo? ¡No! Hay tres modos para viajar por el mapa: en solitario (lo mejor para tener duelos y ganar fama), al mando de tus tropas (para librar batallas en nombre del clan) o como ronin desconocido. Este último modo te permite hacer todo tipo de perrerías: secuestrar a la familia de tus rivales, asesinar al Daimyo, provocar insurrecciones... siempre y cuando no te pillen. Evidentemente, tus competidores tampoco se cortarán un pelo con los velados intentos de asesinato. Es común en el juego que una rencilla entre dos familias se perpetúe durante generaciones como una secuencia de raptos, asesinatos, sepukus por deshonor y batallas fratricidas. ¡Todo sea por el bien del clan!

- Hay 6 decisiones posibles cuando se está en el castillo. Cuando se realiza una decisión, termina un turno. Éstas son: reclutar samurais (el ejército es fundamental para ganar honor y tierras), entrenar el kata (duelo de katana), entrenar a las tropas, subir los impuestos (para tener más tierras y por lo tanto más tropas), donar tierra a los monasterios (para evitar insurrecciones) y viajar.

- Existen las alianzas, que se pueden formar mediante la toma de té en bellos palacios. También se forman rencillas, que pueden tener el visto bueno del Daimyo en caso de que tu rival sea un hombre sin honor (lo cual viene a ser una carta blanca para matarlo).

- La muerte no importa. Siempre y cuando tengas hijos varones. Recuerda tener una mujer, y que lo más importante es el honor. La muerte es una cosa secundaria en el juego.

- Hay 3 formas de juego que podrían ser denominadas de "acción":
- Duelo. Tu personaje contra un rival. El primero en sufrir cuatro heridas muere. Se vé desde detrás de tu personaje.
- Batalla. Una visión cenital revela el campo de batalla. Las tropas (infantería, arqueros, caballería, mosqueteros) combaten en distintos terrenos y son manejadas con las teclas enter y +.
- Pelea. Vista cenital de tu personaje en un pueblo, arrozal, castillo o gruta. Puedes tanto disparar flechas como dar katanazos a tus oponentes, que pueden aguantar una o dos heridas. Si recibes una herida, acabas cojo; y si recibes dos, mueres. También se activa si un oponente entra en tu castillo con intenciones aviesas.

- Todas estas reglas cambian cuando eres el Daimyo. Simplemente tendrás que encargarte de que tus súbditos cumplan tus órdenes, tomar algunas decisiones militares... y ser justo y cruel.

2004-02-07 | Ctugha | 0 Comentarios | Enlázame | Imprímeme

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jkaranka.blogalia.com//trackbacks/15451

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.197.24 (184d6609e5)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?






Todas las Historias


Translate me!


Archivos

<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Documentos

  • Chorradas de internet
  • Planeta Encantado
  • Python: pruebas, cosas y demás.
  • Relatos
  • Material del juego de rol de los teletubbies.



  • Blogalia

    Blogalia








    Busca en El Asiento




    Bitácoras

    Desbarradas de Akin
    Blog de Beor
    La Biblioteca de Babel
    El Rincón de Canopus
    Ciencia 15
    Copensar
    La Cosa Húmeda
    Hazte Escuchar
    hipocondría demagógica
    JCantero
    Magonia
    diario del osito
    Por la Boca Muere el Pez
    El Paleofreak
    Segfault
    Tirando Líneas
    El Triunfo de Clío
    Una cuestión personal



    Cybergurús

    Epaminondas
    fernand0
    JJMerelo
    Joma
    Jordi
    mini-d
    mur0



    Laboratorios Virtuales

    Laboratorio Virtual de Psicología
    PsychExperiments



    Webs

    Homo Webensis
    Magufomedia
    ARP-SAPC

    Comportamental br> Neurociencias para niños
    Psicoteca







    Listed on BlogShares

    Creative Commons License



    This work is licensed under a Creative Commons License. 2003 Ctugha