Inicio > Historias > Del proyecto de la mente innata

Del proyecto de la mente innata

Una de las grandes preguntas de la filosofía y la psicología es cómo se adquiere el conocimiento. ¿Hay algo en la mente humana, algún conocimiento representado y configurado o es éste un poderoso mecanismo extractor de categorías y relaciones? El planteamiento del problema viene a ser conocer qué hay en la mente al nacer, y cómo se logra el conocimiento de la edad adulta. El problema con el tiempo se ha ido complicando, según la corta visión blanquinegra del innato/aprendido se demuestra equivocada. Ya casi nadie duda que la mente provenga con un buen kit de mecanismos innatos de todo tipo, así que el debate se centra en cómo son estos mecanismos. Por distinguir tres posturas en orden de tabulorasismo tenemos:

- La corteza cerebral viene en blanco. Procesos maduracionales unidos a la experiencia provocan su desarrollo y diferenciación. El "timing" y la relación topográfica de corteza con otras zonas en desarrollo y con las uniones nerviosas a los sentidos producen los módulos específicos y muy automatizados que se observan en la edad adulta.
- La corteza cerebral está diferenciada en módulos en blanco. Cada módulo posee características específicas y una relación con los otros módulos que promueve el desarrollo de una tarea específica. La experiencia con el ambiente lleva la eficacia de la nada al nivel adulto.
- La corteza cerebral está diferenciada en módulos con representaciones innatas. Las neuronas están precableadas entre sí formando procesadores específicos para tareas. Son activados por maduración o ambiente.

Las posturas citadas en primer lugar favorecen que la evolución de las características mentales humanas se debe más que nada a diferencias corticales cuantitativas. En algunos casos a diferencias específicas, pero en conjunto, la diferencia entre un chimpancé y un humano se debería más a que en el último todas las tareas corticales del primero tienen más "espacio" para desarrollarse de manera eficaz (e incluso desarrollar nuevas tareas). Las últimas posturas favorecen la selección natural de módulos específicos. El hombre habría heredado la mayoría de las de sus antecesores directos, pero nuevos módulos con nuevas características lo diferenciarían de aquellos. (Aquí me parecería extraño negar la conciencia a los chimpancés por ejemplo, o darle a ésta una forma modular que podría no estar presente en éstos).

Ninguna de las posturas niega los instintos (de hecho, la primera, más tabularasista, necesitaría de una fuerte guía de los instintos humanos iniciales para la adquisición de la experiencia).

2003-01-23 | Ctugha | 0 Comentarios | Enlázame | Imprímeme

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jkaranka.blogalia.com//trackbacks/4993

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.140.29 (9efb09d391)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?






Todas las Historias


Translate me!


Archivos

<Agosto 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             

Documentos

  • Chorradas de internet
  • Planeta Encantado
  • Python: pruebas, cosas y demás.
  • Relatos
  • Material del juego de rol de los teletubbies.



  • Blogalia

    Blogalia








    Busca en El Asiento




    Bitácoras

    Desbarradas de Akin
    Blog de Beor
    La Biblioteca de Babel
    El Rincón de Canopus
    Ciencia 15
    Copensar
    La Cosa Húmeda
    Hazte Escuchar
    hipocondría demagógica
    JCantero
    Magonia
    diario del osito
    Por la Boca Muere el Pez
    El Paleofreak
    Segfault
    Tirando Líneas
    El Triunfo de Clío
    Una cuestión personal



    Cybergurús

    Epaminondas
    fernand0
    JJMerelo
    Joma
    Jordi
    mini-d
    mur0



    Laboratorios Virtuales

    Laboratorio Virtual de Psicología
    PsychExperiments



    Webs

    Homo Webensis
    Magufomedia
    ARP-SAPC

    Comportamental br> Neurociencias para niños
    Psicoteca







    Listed on BlogShares

    Creative Commons License



    This work is licensed under a Creative Commons License. 2003 Ctugha